Desconfianza en la salud mental

El principal problema para tratar la salud mental, tanto en terapia como otros ámbitos, radica en el estigma. Este produce una desconfianza que impide encontrar la salida.

Por un lado, la persona que está cruzando la terapia siente temor a ser juzgada. Incluso, ella misma se cierra. Se juzga por estar en el lado “débil”. Mientras que en el exterior personas como jefaturas o familias carecen de asertividad para comunicarse con quien cruza una depresión, ansiedad u otro cuadro mental.

La solución -tal vez lo sabemos, pero no lo practicamos- no está en juzgar ni en victimizar. No está en creerse superiores a quien va al psiquiatra o al psicólogo. Para mí hay que abrir camino en la conversación. Saber abordar este tema podría ser algo de sentido común. Pero, nuevamente, estamos ciegos por el estigma. Si abrimos la escucha activa, encontraremos las mejores formas para continuar las labores en un nuevo contexto.

Es urgente aprender a comunicarnos en la crisis de la salud mental. Como nos enseñó Humberto Maturana: respetar al otro como un legítimo otro. Independiente de las condiciones en que esté. Necesitamos establecer confianzas que permitan la recuperación de todos. Y quien padezca un cuadro debe ser el primero en contenerse, aceptarse y empezar su sanación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s