Yo hablo de salud mental

Nací el mismo día de mi bisabuelo que se suicidó. Dato espeluznante para la superstición. No creo en la condena del destino. Las historias se repiten, pero la magia está en hallar el modo de hacerlo diferente. Yo he vivido depresiones fuertes, quizás heredé eso en mis genes. No lo puedo cambiar, pero sí pude salir de ellas. Y para eso elegí contarme mi propio relato.
Cambié mi comunicación interna.

A los 27 decidí ir a terapia para escucharme y darle voz a mi parte entristecida. Pude ordenar mis sucesos, sacar un velo y mirar la película ‘en HD’ .

Fue un cambio de piel grande. Creo que era el año de la serpiente (quizás sí soy supersticiosa). Lo bueno de ese cambio es que no sólo empecé a gestionar mis emociones. Me di cuenta que el autoconocimiento era clave para alguien como yo que ama enseñar comunicación.

Contar es liberador. Hablar de salud mental, extremadamente necesario. La depresión en mí abrió un canal de empatía conmigo y los otros. Sé que esta no es la única forma de lograrlo. Y si lo cuento es porque nombrar a la salud mental es apagar el estigma.

Necesitamos construir un enfoque integrador. No solo en una consulta.
Hay que abrir espacios seguros y amorosos en el mundo laboral y en la familia.

¡Con pequeñas conversaciones y contenidos podemos hacer mucho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s